lunes, 17 de mayo de 2010

El pescado está en levante y el jigging funciona

El sábado decidí que no iba de pesca, ando liado y me tira mucho el fútbol, mi amigo Juan por el Messenger, no seas tonto que le den al fútbol donde se ponga un pargo que se quite la televisión, total me convenció. El domingo me desperté a la 5 de la mañana, ando liado con un proyecto, le mandé un mensaje al niquelao diciendo que no iba, a las 7,45 me dio un rayo de sol en la frente y decidí que si iba, puse otro mensaje diciendo que sí, cuando me di cuenta estábamos en el barco del niquelo pensando la estrategia de pesca.

Hoy toca jigging, el primero me parte a mí, en este tipo de pesca no se puede dejar ningún detalle sin controlar, falló un nudo, la segunda picada la subió mi compañero, le pegó a una Shout azul y rosa. A José le partió otro bueno, yo pesqué una albacora y hubo varias picadas buenas más a uno y otro, pero no subieron.

Cuando la cosa se paró y empezamos a lo de siempre, de que si come a primera hora, que si la temperatura del agua, cambie mi jig fishur por una Shab Shab de Shout rosa y plata, y premio entró en segundo.
Pasada la hora del jigging nos anclamos, había dos barcos más en la zona muy pegados los tres, ni una sola picada por ningún lado cuando repente, atentos, se mueve una caña, José dice que es buena, muy buena, impresionante, de pronto el bicho empieza a correr y a sacar hilo como si fuera un Marlin, lo miro y nos decimos, esto huele a tiburón y grande de verdad, después de un buen rato el bicho se levanto a superficie y sacó todo su cuerpo a fuera del agua, los compañeros de los demás barcos alucinados, yo no pude verlo pero el sonido en el agua fue alucinante, imagino que saltó para decirnos adiós, ya que continuación le sacó absolutamente todo el trenzado al carrete y dejó a José con cara de circunstancia, impresionante.

De esta jornada me quedo con dos cosas, a pesar de haber un barco con 6 botellas en el agua, sí 6, con choco vivo y otro barco con botellas y caballas, no los tocaron, los jigs funcionan y mucho. Segundo, en levante siempre ocurren cosas, sigo pensando que el pescado está allí.

Hasta la próxima
Publicar un comentario