domingo, 27 de junio de 2010

100 metros, sólo para pescadores duros

Es Sábado, el niquelao me ha recogido antes de las 6 de la mañana, hoy es especial, vamos a los 100 metros y a jigging, el que sepa de que va esto se puede imaginar lo que nos espera.

A la jornada de pesca se une el amigo Juan José Pevaro, otro loco del jogging, así que cargamos el material, que no es poco, y a pescar.

Primero tocamos unas piedras pero no hubo suerte y entre que no picaban y las ganas de atacar los 100 metros nos pusimos rumbo a las profundidades.

Juan José y José ya han pescado a jigging muchas veces esta zona, la conocen bién, para mí es la primera vez, espero que no la última.

Mis compañeros, más experimentados que yo en estas profundidades enseguida sacaron la artillería, Daiwa Saltiga y Shimano Stella de las tallas más grandes, los 20000 y 18.000, yo aposté por mi Shimano biomaster 8000 PG SW y mi Shimano Stella 10000.

En el primer lance ya se entiende el porque de carretes tan potentes y grandes, a pesar de que no había aire y nos permitía pescar con un jig SUPER de 300 gramos de Fishus en mi caso y Shout del mismo peso el de mis compañeros, 100 metros de agua pesan mucho, muchísimo. Mi Biomaster estaba al límite, lo único que lo aguantaba era mi fe en él y en su correctísimo equilibro con mi caña Kookai, aún así, me vi obligado a intercambiar lances con mi Shimano Stella y la caña que suelo usar de repuesto.

En principio no hubo actividad ninguna, le hemos echado la culpa al poco viento existente, la mar estaba demasiado tranquila, digo esto porque en cuanto corría algo de aire traía algo de pescado.

La primera picada a mi Biomaster, era un parguito de 1 Kg., pero aun así, pesaba muchísimo para la talla que tenía, los 100 metros le ponía mucho peso encima.

Eso nos animo un poco, pero enseguida el cansancio hizo mella, alguno hasta se tumbó, pero se levantó rapidito, ahí estaba mi Biomaster animando el día, una picada buena, si la comparamos con el pargo de la semana pasada de 10 Kg. este pesa 20 fijo. El camino de ascenso de los 100 metros duró una eternidad, enseguida me vino a la cabeza los Shimano Stella 20000, ahora los entiendo.

Cuando el pargo nos dio la cara los 100 metros me han vuelto a engañar, no era ni de lejos lo que parecía, pero cumplió su función, nos volvió a dar vidilla, más tarde salió otro parguete pequeño algo más grande que el primero.

A las 2 lo normal en verano, viento, enseguida nos vimos obligados a cambiar de jigs, el aire y la corriente existente en el fondo lo levantaban rápidamente. Pusimos jigs de 350 y 400 gramos, ahora si que mi biomaster dijo basta, simplemente no podía con los 400 gramos y los 100 metros, así que lo guardé y cogí mi Stella 10000, algo mejor pero seguía siendo corto, lo suyo son los 20000 para estas profundidades.

Poco más puedo contar de esta jornada de pesca, poco pescado pero ya sabéis que soy positivo, me quedo con la experiencia vivida que me enriquece como pescador y con el placer de pescar con un  compañero nuevo, Juan José Pevaro, eso y el pargo que me voy a comer el domingo al medio día me dejan contento.

Por cierto se ha rumoreado por ahí que alguien cogió al jigging dos pargos impresionantes, fué el amigo Juan José Pevaro, se ha comprometido a mandarnos las fotos para que nos muramos de envidia observandolas.
Hasta la próxima.
Publicar un comentario