domingo, 13 de junio de 2010

El segundo sabe a gloria

El jueves me llamaron para inscribirme en un concurso de pesca, consistía en pescar 24 horas en la ría de Huelva o en la de Punta Umbría la corvina más grande, yo no soy mucho de concurso pero me convencieron.

El concurso comenzaba a las 20:00 horas del viernes y terminaba a las 16:00 con el lógico pesaje, cada barco podía salir de su puerto base para evitar el inconveniente de desplazarse al puerto organizador y hacer el correspondiente gato de dinero y tiempo. En este caso el club  organizador era de Punta Umbría, desde este medio aprovecho para darle la enhorabuena por la organización.  

Para mí la pesca empezó a las 12:30 del viernes, fui a por carnada, por comida, resolví varios asuntos que tenía en casa y a las 5 de la tarde del viernes a puerto.

La idea era coger vivo antes del comienzo del concurso, pero cuando las cosas no se preparan con tiempo lo normal es que no salgan bien, y menos a mí que no soy muy de concurso.

Toca improvisar, para empezar unos de los compañeros que tocó en mi barco no puedo venir, la sonda se averió, la mar con viento y muy picada y entre una cosa y otra las 7 de la tarde y yo en el puerto preparando el barco. Luís reales me dejó su sonda, mi compañero Luís Vides y un servidor salimos a la mar pitando a por vivo, la improvisación salió bien, en poco tiempo subimos al barco todo el vivo que quisimos, a las 8 estábamos en el pantalan de espera del puerto de Mazagón, eso sí, a Luís reales tuvimos que devolverle muy a nuestro pesar su sonda y comenzamos una apasionante jornada de pesca sin sonda, complicado.

A las 8 comienza el concurso, lo primero curricán haber si suena la flauta, pero sin sonda y en un lugar que todavía no conozco el resultado sólo podía ser el que fue, nada de nada, eso sí, alguna que otra marca le copié a uno que otro pescador de la zona, más tarde os cuento como las aprovechamos.

En cuanto se hizo la noche nos anclamos en una zona para pescar algunas doraditas, nos habían dicho que se estaban dando bien y por si acaso calamos unos vivos haber que ocurría, pero no ocurrió nada. Para aprovechar el cambio de marea nos fuimos a otra piedra que a mí me gusta mucho y ya le he sacado algún pescado que otro.

En el camino del cambio de zona perdimos toda opción a ganar el concurso, se nos olvidó desconectar la bomba del vivero y lo dejamos sin agua, de las más de 40 caballas que estaban vivas y coleando sólo sobrevivieron 9.

Una vez en el sitio calamos 4 vivos y nos turnamos para hacer guardia, esta es la guardia que hizo mi compañero, que tranquilidad me da Luisito.

Para evitar gastar vivo, por la noche casi no cambiamos caballas para guardarlas para la hora clave.

A su hora, premio, nos dio los buenos días una buena picada, la fuerte corriente nos hizo pensar en algo más grande, pero al final salió una corvinata de 5 kg., al minuto otra picada, corvinata de 2 kg. mientras hubo vivo se sucedieron las picadas pero no subimos más, en cuanto la última caballa se murió se acabó las picadas.

Sale el sol, rápido a curricanear que ayer me quedé con algunas marcas. Hasta las 11 de la mañana la cosa estuvo animada sacamos varias corvinatas más una de 2,100 kg., el pescado mínimo que puntuaba era de 2 kg., también subimos algunos robalos pequeños y 5 bailas.

Seguimos curricaneando un par de horas por varias zonas pero sin sonda es muy complicado, a las dos y media llegamos a puerto, el barco parecía que llevaba un mes en Terranova, estuvimos más de una hora descargándolo y sobre todo limpiándolo.

A las 3.30 llegamos al pesaje en Punta Umbría, quedamos el segundo con la corvinata de 5 kg., hubo muy poco pescado, los hermanos Juan y Luís Reales con una bonita corvina de casi 18 kg. quedaron los primeros, el tercero presentó una corvinata de 2 kg.

A mi casa llegué casi a las seis de la tarde del sábado y salí el viernes a las cinco menos cuartos, eso es una jornada de pesca y lo demás es tontería.

Analizándolo todo, Luisito y yo estamos contentos, sin sonda y en una zona que no conocemos no se puede hacer más, espero que la próxima la preparemos mejor.
Publicar un comentario