domingo, 31 de octubre de 2010

Detalles a la hora de comprar un barco

Ya hace tres años que compré el CINTINA, ahora que la ansia de la pesca es menor, le estoy dedicando más tiempo al barco, me refiero al mantenimiento y sobre todo a mejorar cosas que cuando lo compré no me di cuenta por inexperiencia.

Hay dos temas que se repite en casi todos los barcos que he observado, sin duda, por la falta de profesionalidad de las empresas que venden e incluso me he encontrado el caso de que el día que se vendió el barco estaba bien instalado pero en las posteriores revisiones de mantenimiento lo han cambiado para comodidad del mecánico de turno que no tiene escrúpulo de ningún tipo, me explico.

Un caso que no falla es el cuadro eléctrico del barco y la instalación eléctrica, no entiendo porque esa instalación no la hace un electricista como en las casas, locales y demás, si te fijas en el cuadro de tu casa, sobre todo las nuevas, todo está etiquetado, la vitrocerámica lleva una sección y una protección específica, el alumbrado otra, además existe un reparto de carga lógico, habéis visto algún cuadro de barco etiquetado, no me refiero a la botonera que manejamos, me refiero a donde van los fusibles y el conexionado de cables, os habéis dado cuenta que cuando se va un fusible deja de funcionar multitud de cosas, y el acabado, da miedo meter las manos, cada vez que se toca se averían más cosas de las que pretendíamos arreglar, en fin, cuando compréis un barco exigir que el cuadro esté bien repartido, que la electrónica vaya a una protección, que el alumbrado a otra y que todo esté bien repartido y sobre todo que se contemplen las futuras ampliaciones.

El otro caso es más indignante porque no sólo hablamos de falta de profesionalidad sino de cara dura.

Fijaros en los cables que le llegan al motor, estos son entre otras cosas, los del mando, acelerador y marchas, los de los relojes del cuadro de mando, combustible, etc. en mi barco estos cables estaban a la intemperie, la consecuencia, en tres años 2 cable de la marcha roto, el motivo está claro, al no está protegido termina oxidándose y el cable se rompe por ahí.

El caso que más choca son los barcos que cuando lo compras viene con un tubo que protege esos cables e impide que se vayan deteriorado por el sol y la sal pero el mecánico de turno cuando ha ido ha realizarle el mantenimiento lo ha cortado o quitado ya que le cuesta más trabajo realizar las labores de mantenimiento, hay que desmontar el tubo para quitar la cacha del motor, o es dificultoso cambiar cable con el tubo, pero es obvio decir que este tubo es imprescindible, en mi caso y en otro muchos se agrava con el hecho de que la pera de bombeo de gasolina también de la dejan tirada en el espejo de popa a la intemperie, cuando la necesite estará dura y agrietada y no servirá para nada.

El espejo de popa debe estar totalmente sin nada, lo único que se debería de ver es el tubo de protección de los cables.

Tened en cuenta estos detalles antes de comprar el barco, si algunos os ha pasado esto se puede reclamar como defecto de fabricación, por lo tanto tenéis 5 años para reclamar, no tiene nada que ver con la garantía normal del barco.

Espero que os sirva de ayuda. 
Publicar un comentario