martes, 13 de abril de 2010

Influencia de las mareas en la pesca deportiva

El fenómeno de las mareas ha sido estudiado desde la antigüedad. ¿Cómo se forman las mareas? ¿Qué es el coeficiente de mareas? ¿Qué tipos de mareas existen y cómo influyen en la pesca deportiva? En esta sección trataremos de dar respuesta a estas preguntas de forma clara y precisa.

Dado que los únicos factores que consideramos en la formación de las mareas son la Luna y el Sol, la Luna en razón de su proximidad y el Sol en razón de su masa, se les suele llamar mareas astronómicas.

No obstante, a pesar de que el Sol y sobre todo la Luna son los factores fundamentales en la formación de las mareas, debemos saber que otros fenómenos atmosféricos como la presión atmosférica, el viento y la lluvia provocan también variaciones del nivel del mar, aunque debido a su carácter impredecible a largo plazo no son considerados en las tablas de mareas. Con una presión atmosférica superior a la normal, los niveles del mar serán más bajos que los previstos en las tablas, y viceversa. Además, un viento fuerte y constante que sopla en dirección a la costa, producirá mareas más altas que las previstas mientras que un viento en sentido contrario provocará mareas más bajas. Consulta el estado del tiempo antes de salir de pesca.

Tipos de mareas

Según la altura de la marea:

Marea alta o pleamar: cuando el agua del mar alcanza su altura más alta dentro del ciclo de las mareas.

Marea baja o bajamar: cuando el agua del mar alcanza su altura más baja dentro del ciclo de las mareas.

Se producen dos pleamares y dos bajamares por día lunar porque, al mismo tiempo que la Luna eleva el agua sobre la Tierra en el lado que mira hacia ella, también separa la Tierra del agua en el lado opuesto. El resultado es que el agua se eleva por encima de la superficie terrestre en dos lados diametralmente opuestos del planeta.

Según la fase de la Luna:

Mareas vivas o de cuadratura

Mareas muertas o sicigia

Durante las fases de luna llena y luna nueva, la Luna y el Sol están alineados y sus efectos se suman, se trata de las mareas vivas. Observamos en la tabla de mareas el alto coeficiente de mareas que alcanzan cuando ambos astros se alinean. Existe también un comprobado aumento en la actividad de los peces cuando se producen mareas vivas, sobre todo si estas coinciden con el amanecer o el ocaso, siendo éstos los días más propicios para la pesca.

Durante las fases de cuarto creciente y cuarto menguante, por el contrario, los efectos se restan, obteniéndose mareas de menor amplitud (coeficiente de mareas bajo), denominadas mareas muertas. El movimiento en los fondos marinos suele ser menor y por tanto suelen ser días menos propicios para la pesca (la actividad es más baja).

Coeficiente de mareas

En las Tablas de Mareas aparecen unos coeficientes de mareas que nos indican la amplitud de la marea prevista (diferencia de altura entre la pleamar y la bajamar). El coeficiente de mareas máximo posible es 118, correspondiente a la mayor pleamar o bajamar que pueda darse excluyendo los efectos meteorológicos. Estos coeficientes de mareas se calculan a partir de los siguientes parámetros del sol y de la luna: ascensión recta, declinación, paralaje y distancia de la Tierra al astro.

A pesar de que los coeficientes de marea son los mismos para todo el planeta, afectan de manera muy distinta a la amplitud de las mareas en función del lugar donde nos encontremos. Esta variación de amplitud es casi nula en los mares cerrados, salvo cuando se producen resonancias locales (por ej, llega a ser de 1 m en Venecia); es débil en medio de los océanos, pero suele amplificarse considerablemente al propagarse hasta las costas continentales.

La amplitud de las mareas varía en el espacio y el tiempo.

En el espacio

Existen mareas de intensidad débil (ejemplo: costas españolas del Mediterráneo) donde la amplitud alcanza una decenas de centímetros. En otros lugares existen mareas de intensidad fuerte (ejemplo: costas francesas de la bahía de Saint-Malo), donde se superan regularmente los 10 m.

En el tiempo

El coeficiente y en consecuencia la amplitud de las mareas siguen las fases de la luna con ligeros desniveles en los cuartos menguante y creciente; y grandes desniveles en el momento de luna nueva y luna llena. Las diferencias de amplitud entre mareas bajas y altas presentan grandes contrastes. En Saint-Malo la diferencia de nivel entre la pleamar y la bajamar se reduce a tres metros en periodos de mareas bajas; y alcanza trece en periodo de mareas altas.

Las Mareas en los ríos

La marea que reina ante una costa se propaga en los ríos hacia arriba con una periodicidad idéntica, pero la disipación de la energía reduce poco a poco la amplitud y la marea acaba por no dejarse notar, es el límite de la parte marítima del río (este límite es de más de 1000 km para el Amazonas).

En el estuario y aún más en el río, la pleamar es más breve que la bajamar; incluso puede suceder que la subida sea casi instantánea, este es el momento del macareo, rompeolas que cierra todo el lecho del río que además remonta rápidamente hacia arriba.

Las corrientes de marea

Las partículas líquidas de los océanos puestas en movimiento por la acción del Sol y la Luna describen órbitas cerradas contenidas en planos verticales. El desplazamiento vertical constituye la marea, el desplazamiento horizontal, mucho más importante, es la corriente de la marea, que afecta a toda la profundidad del agua.

En alta mar la corriente tiene poca velocidad y es alternativa, dirigida en el sentido de la propagación cuando la superficie líquida está por encima del nivel medio, y viceversa. Cerca de las costas, sin embargo, el carácter de las corrientes se ve profundamente perturbado y, en algunos casos, su velocidad puede elevarse hasta los 20km/h. En estos casos en los que las corrientes son tan intensas, nos veremos obligados a sustituir nuestros plomos de casting por plomos esféricos o incluso de ganchos para mantener nuestro aparejo de pesca en el mismo lugar.
Publicar un comentario