miércoles, 12 de noviembre de 2014

Pesca extrema

Ha sido un largo e intenso recorido, mi ansia por mi propia superación y las de los materiales de pesca que uso me han llevado irremediablemente al mundo de la pesca extrema.

Claro que me refiero a la pesca extrema del atún rojo gigante, no puede ser de otra manera.

La posibilidad de probar mis límites y la de mis equipos de pesca me fascina, el hecho de saber que no hay cumbre más alta me obsesiona.

Como si todo lo detallado anteriormente no fuera suficiente, el reducido mundo que lo rodea, me refiero a pescadores implicado en esta pesca, lo hace más interesante, no es lo mismo tirar una piedra en el mar que un lago, las ondas que se producen en un lago son percibidas por todos sus habitantes muy rápidamente, esto también me atrae. Estoy convencido de producir ondas grandes, diría más, estoy obligado, ya que un servidor se ha empapado de la sabiduría de muchos otros pescadores practicantes de la pesca extrema.

En este mundo tan pequeño ha sido muy fácil encontrar a los mejores, ojo, cuidado con
este tema que no es oro todo lo que reluce.

Ahora que la temporada de pesca en general está llegando a su fin, voy a escribir mucho sobre la pesca extrema, de la que ya he vivido y de la futura.

Sin duda, mis próximos artículos irán enfocados a un señuelo para la pesca a spinning (popping) del atún gigante que me ha sorprendido muy gratamente, me alegra mucho saber que en España hay un gran SAMURAI de la pesca.


Hasta la próxima.
Publicar un comentario